El primer diente de leche de un niño, también llamado diente temporal o diente primario, suele atravesar la encía cuando tiene alrededor de seis meses. Aunque estos dientes suelen caerse más adelante, siguen siendo una parte muy importante de las etapas esenciales del cuidado bucal y deben cuidarse adecuadamente para evitar problemas futuros. Por lo tanto, el cepillado de los dientes de leche es importante.

 

¿POR QUÉ HAY QUE CEPILLAR LOS DIENTES DE LECHE?

En primer lugar, es importante reconocer que no todos los dientes de leche se caen siempre. Esto significa que uno de esos primeros dientes que tu hijo desarrolla puede estar en su boca por el resto de su vida, en el caso de que no tenga diente sucesor.

En segundo lugar, los dientes de leche suelen considerarse «marcadores de posición» para los dientes permanentes. El hecho de que un diente de leche guarde el espacio para que el diente permanente crezca con el tiempo en ese lugar, ayuda a asegurar que los dientes permanentes estén más rectos, ya que tendrán un espacio designado para crecer.

Por último, aunque tu hijo no coma golosinas ni azúcar (todavía), los dientes de leche pueden desarrollar bacterias y caries igualmente. Las caries pueden causar dificultades en el habla y problemas de salud bucodental prolongados, entre otros. Cepillar los dientes de leche de tu hijo es muy importante para garantizar una buena higiene bucal, una sonrisa perfecta y unos hábitos de cuidado bucal saludables en el futuro.

CÓMO CEPILLAR LOS DIENTES DE TU BEBÉ

Para un niño pequeño, el cepillado de los dientes es una experiencia completamente nueva. Ayudar a tu hijo a acostumbrarse a tener un cepillo de dientes en la boca dos veces al día es un paso importante en su camino hacia el desarrollo de una buena rutina de higiene bucal, por lo que es importante hacer que esta rutina sea una experiencia positiva desde que es pequeño.

A los niños les encanta probar cosas por ellos mismos. Cuando empieces, no hace falta que sea un proceso tan sistemático y detallado como tu propia rutina de cepillado. Deja que tu hijo agarre un cepillo de dientes, juegue con él e intente cepillarse él mismo los dientes: ¡esto hará que sea más divertido! Y, con el tiempo, tu pequeño estará deseando hacerlo de nuevo.

Si tu hijo empieza a morder el cepillo de dientes, dificultando el correcto cepillado, debes saber que es completamente normal y puedes dejar que siga haciéndolo. Morder el cepillo de dientes es un comportamiento instintivo que le ayuda a calmar las encías de la dentición, cuando los dientes nuevos empiezan a salir. Solo tienes que elegir un cepillo de dientes que sea suave, delicado y seguro para los dientes nuevos y las encías sensibles. Procura cambiar el cepillo de dientes de tu bebé cada pocos meses o cuando empiece a estar estropeado.

6 CONSEJOS PARA LA RUTINA DENTAL DE TU BEBÉ:

  1. Empieza a cepillar los dientes de tu hijo con una pasta de dientes con flúor en cuanto aparezca su primer diente. Los primeros dientes de los niños suelen empezar a salir alrededor de los 6 meses, y a los 3 años suelen tener 20 dientes de leche. Al principio asegúrate de utilizar solo una gota de dentífrico del tamaño de un guisante.
  2. Ayuda a tu hijo a cepillarse los dientes y haz que sea una actividad divertida y positiva. Cuando son bebés, puedes intentar cantar, bailar o mostrar entusiasmo para acompañar la rutina. Cuando sean algo más mayores, trata de explicarles qué partes tienen que cepillarse y por qué.
  3. Cepíllale los dientes dos veces al día durante dos minutos, una por la mañana y otra antes de acostarle, con pequeños y suaves movimientos circulares a lo largo de las encías.
  4. Recuerda que los niños pequeños no pueden escupir. Asegúrate de elegir una pasta de dientes de sabor suave y utiliza la cantidad adecuada según su edad y las recomendaciones de su pediatra.
  5. Para los bebés, es importante elegir una pasta de dientes suave con un sabor delicado y un bajo contenido en flúor.
  6. Dado que los niños tienen menor destreza y desarrollo de las habilidades motoras que los adultos, debes ayudar a tu hijo a cepillarse los dientes. En los países escandinavos, los dentistas recomiendan que los padres ayuden a sus hijos a cepillarse los dientes hasta la adolescencia.

Recuerda utilizar la cantidad adecuada de pasta de dientes: no más del tamaño de un guisante para los niños pequeños.

Artículos relacionados

¡HAZ QUE EL CEPILLADO SEA FÁCIL Y DIVERTIDO!

¿Sabías que los dentistas recomiendan que empieces a cepillar los dientes de tu hijo en cuanto aparezca su primer diente? El cepillado puede ser fácil…

Leer más

LA PRIMERA VISITA DE TU HIJO AL DENTISTA

¿Cuándo debes empezar a llevar a tu hijo al dentista? ¿Qué debes hacer para preparar a tu hijo para su primera visita al dentista? Y…

Leer más

PREVENCIÓN DE LA CARIES EN LOS NIÑOS

Los hábitos saludables suelen empezar a una edad temprana así que, si quieres evitar que tu hijo tenga caries, haz que se acostumbre a cepillarse…

Leer más