LA HISTORIA

En 1837, Wilhelm Jordan se trasladó a Christiania, tal como se llamaba entonces Oslo, la capital de Noruega. El 5 de agosto de 1837, junto con otros dos compañeros de profesión, fundó un modesto negocio de fabricación de peines en el centro de la ciudad, que hoy día se ha convertido en una de las principales fábricas de cepillos de Europa.
En 1845, Wilhelm Jordan empezó a interesarse en la fabricación de cepillos, ya que en Christiania no había entonces nadie que se dedicara a tal quehacer. Dado que no tenía experiencia en el oficio, Wilhelm partió a Hamburgo y, en el ambiente emprendedor de la ciudad, hizo varios amigos especializados en la fabricación de cepillos que le acompañaron con sus familias de vuelta a Christiania. Con esta nueva apuesta en la fabricación de cepillos, el negocio de Wilhelm Jordan siguió creciendo y prosperando.

Leer más

JORDAN EN LA ACTUALIDAD

Con un amplio bagaje y experiencia en la fabricación de cepillos, Jordan ha seguido evolucionando y transformando su negocio. En la actualidad, el grupo de Jordan se divide en tres áreas diferentes: cuidado bucodental, cuidado del hogar y cuidado de la casa. En el área del cuidado bucodental de Jordan, hemos ampliado nuestra cartera de productos, pasando de ofrecer únicamente cepillos de dientes a incluir todo lo necesario para el cuidado de los dientes. Desde la pasta de dientes y el hilo dental hasta los productos para necesidades especiales, nuestra misión es ofrecerte las mejores soluciones.

CRONOLOGÍA

2020

Ampliación de la línea Green Clean de Jordan

La línea sostenible se amplió con pasta de dientes, palillos, hilo dental y aplicador de hilo dental, todo ello hecho pensando en ti y en el planeta.

Cepillo de dientes sostenible con mango de plástico 100 % reciclado, cerdas fabricadas con productos 100 % de origen biológico y embalaje de papel 100 % reciclado. Concebido por el diseñador escandinavo Andreas Engesvik.

Step by Step recibió el premio «Award for Design Excellence». Se presentó el colutorio MultiAction. Este colutorio ofrece una protección multifunción, previene el sarro, fortalece los dientes y contribuye a tener unas encías más sanas. Establecimiento de una nueva línea global de productos de hilo dental. Se decidió trasladar toda la fabricación de los productos de limpieza de Flisa a fuera de Noruega. La fábrica de Flisa es una de las que más palillos interdentales produce del mundo y han seguido produciéndose en ella.

Personal & Home Care se encarga de la venta de los productos de higiene bucodental que se distribuyen en farmacias y tiendas, y de los productos de limpieza del hogar. House Care se centra en los artículos para pintar y en los productos de limpieza vendidos a través de tiendas de autoservicio y canales profesionales. Home Collection: una colección de cocina completamente nueva con cepillos para vajilla, paños y trapos de cocina a juego. Se lanzaron el colutorio Fresh y el colutorio con flúor Protect satisfactoriamente. Ambos productos son sin alcohol y proporcionan un aliento fresco de larga duración y la protección del flúor.

Se lanzó un envase de palillos interdentales con fascinantes nuevos diseños.

Se presentó en distintos diseños que ofrecían al consumidor la posibilidad de elegir su preferido. Se lanzó la nueva línea de pinceles y brochas Basic, Perfect y Ultimate con gran éxito. Per-Arnfinn Brekke fue nombrado CEO de Jordan AS. Representa la sexta generación desde su fundador Wilhelm Jordan.

Asimismo, Jordan trasladó la producción de cepillos de dientes de Wisdom a Asia para ser competitivo.

Ambas fábricas tenían la capacidad de satisfacer la demanda anual de cepillos de dientes de todo el grupo. Este año, toda la producción de cepillos de dientes se trasladó de Noruega a la fábrica de Wisdom del Reino Unido. Sin embargo, la fábrica de Flisa sigue siendo uno de los centros de fabricación más importantes de palillos interdentales y también produce cepillos domésticos para el mercado noruego.

Estos ganaron el premio al mejor embalaje internacional y un premio a la excelencia del diseño.

Se lanzó el cepillo de dientes T42, el nuevo modelo principal de Jordan, que tuvo un gran éxito. T42 sustituyó al principal modelo anterior T4 «Jordan's new long», que se había lanzado en 1974.

Este cepillo fue revolucionario en varios aspectos para Jordan, especialmente en el diseño, el color y la calidad del producto. La producción de cepillos de dientes se trasladó de Oslo a la fábrica de Flisa.

1998

Fábricas de cepillos de dientes Sanodent y Wisdom.

Como Jordan estaba radicada fuera de la UE, la compañía tuvo que iniciar la producción de cepillos de dientes dentro de dicha comunidad. En 1985 decidió construir una nueva fábrica en Kerkrade, Países Bajos. Al cabo de dos años, la planta ya estaba lista y se le dio el nombre de Sanodent bv. La producción de este centro consistía fundamentalmente en cepillos de dientes de su propia marca. En 1998, Jordan vendió la fábrica de Sanodent y adquirió el fabricante de cepillos de dientes británico Wisdom Toothbrush Ltd.

Remontándonos a 1973, Jordan había firmado un acuerdo de colaboración con el fabricante de artículos de pintar Bankeryd Penselfabrik, en Suecia. En 1979, Jordan compró la mayoría de las acciones del fabricante sueco, el cual había cambiado de nombre por Anza, antes de que, finalmente, en 1989, con la compra del resto de la compañía, pasara a formar parte del Grupo Jordan. Fue una jugada lógica para Jordan, cuya implicación en la producción de pinceles y brochas databa de finales del siglo XIX, en Skippergaten. Si bien la fabricación de pinceles y brochas había evolucionado con los años y se había convertido en una industria sofisticada, siempre había sido un contribuyente importante para el crecimiento corporativo, y la adquisición consolidó la posición de Jordan en este sector.

En 1987, Jordan compró y, más tarde, se hizo cargo de Peri-dent, un fabricante líder de hilo dental, junto con las instalaciones de producción en Escocia. Como proveedor, Peri-dent tenía la capacidad de suministrar con consistencia productos de gran calidad, un factor importante para Jordan, ya que la calidad de los productos que ofrecían los proveedores podía variar sustancialmente a veces.

El magacín informativo Business y el mayor periódico de Noruega, Aftenposten, nombraron a Jordan compañía del año en 1986 resaltando, entre otros méritos, la capacidad de la compañía de ganar liderazgo de mercado, en especial en el ámbito internacional, impulsada por el gran crecimiento de los años anteriores. Además, Jordan se había distinguido como un ilustrado promotor del distrito por su inversión en Flisa, donde la compañía ha puesto gran énfasis en el desarrollo tecnológico y ha obtenido valiosas y eficaces ganancias.

Hasta 1975, la compañía operaba bajo el nombre de A/S W. Jordan Børste & Penselfabrik. Sin embargo, con el importante crecimiento internacional que había experimentado, se consideró que este nombre resultaba muy poco práctico y se decidió cambiarlo simplemente por «Jordan AS».

En enero de 1973, apareció en Noruega un nuevo personaje que acabaría siendo famoso. Jonatann, de Jordan, se hizo muy popular entre niños y adultos. Su misión era ayudar al público a mejorar el cuidado de los dientes y las encías. Jonatann obtuvo unas cuotas de popularidad excelentes entre los niños noruegos durante muchos años. En un sondeo, incluso, se llegó a estimar que el 72 % de los niños noruegos de entre 6 y 12 años conocían a Jonatann y sabían el mensaje que transmitía. El Club Jonatann, creado unos años más tarde, contaba con 7000 miembros en su momento álgido. El año siguiente a la presentación de Jonatann, se lanzó al mercado escandinavo y español el cepillo de dientes T4 «Jordan's new long». Sustituyó a un modelo de cepillo de dientes que había tenido gran éxito desde 1960. El nuevo T4 tenía un cuello más largo que los demás cepillos del mercado, lo que facilitaba el cepillado de los dientes de difícil acceso situados más al fondo de la boca, donde es más fácil que aparezcan caries. Como segundo productor mundial de cepillos de dientes, Jordan sintió una gran responsabilidad por mejorar la salud bucal y siguió invirtiendo en investigación y desarrollo. Además de trabajar para mejorar sus competencias técnicas, de marketing y de producción, Jordan también contrató a un dentista especializado en periodoncia como consultor dental.

Este año, Jordan fue galardonado por el Consejo Noruego de Comercio con el premio a la exportación, patrocinado por SAS. El premio reconocía los esfuerzos pioneros de la empresa en marketing para las exportaciones. Más tarde, ese mismo año, el hilo dental se unió a la línea de productos de higiene bucal, mientras que el colutorio se introdujo al mercado noruego. Junto con los cepillos de dientes, el hilo dental y los palillos interdentales Jordán pasó a ofrecer una completa oferta de productos de higiene bucodental.

Con la introducción de los palillos interdentales, Jordan se dio cuenta de que necesitaba trasladar el almacén de madera, por entonces situado en Oslo, a un lugar cerca de donde se produjera la materia prima. Esto representaría un gran ahorro en los costes de transporte, una reducción de existencias y la liberación de valiosos activos. Se eligió el municipio de Åsnes, situado en Solør, como el lugar ideal para ello. Se encontraba cerca de los suministros de madera del bosque y el lugar tenía una extensión de 38 acres, con la opción de comprar otros 30 acres adicionales. Se aceptó la oferta de Jordan y se inició la planificación para construir una fábrica nueva y moderna en Flisa. En otoño de 1967, tuvo lugar la ceremonia de inicio de las obras y, hacia finales de 1968-1969, después de un breve período de prueba y tras haber encargado las máquinas, comenzó la producción regular en la fábrica y la división de madera acabó de trasladarse de Oslo a Flisa. En los años siguientes, se transfirieron otras áreas de producción de Oslo a Flisa y, hacia finales del año 1972, la fábrica contaba con 60 trabajadores.

A mediados de los años sesenta, la salud bucodental empezó a convertirse en un asunto de grave interés público. En esa época, Jordan estrechó lazos con un higienista del Departamento de Odontología. Asimismo, el departamento de producción contrató a un diseñador por primera vez. El objetivo de estas iniciativas innovadoras era asegurar que Jordan mantenía un liderazgo sólido en el desarrollo frente a la competencia, hecho que se consideró de máxima prioridad. En 1966, Jordan decidió apostar por la producción de palillos interdentales. Un reputado periodontólogo, el profesor Jens Wærhaug, sugirió que Jordan desarrollase y fabricase palillos interdentales. El objetivo era crear un limpiador para los espacios interdentales que fuera más eficaz y más fácil de utilizar que el hilo dental. Aunque muchos se mostraban escépticos, Jordan decidió seguir su consejo y, más tarde, se comprobó que el producto era viable. Sin embargo, este producto requirió nuevos métodos de fabricación. El fresado manual de las láminas era un proceso demasiado lento y costoso, de modo que la compañía decidió crear una máquina completamente automatizada que produjera 40 000 palillos interdentales por hoja. Paralelamente, se introdujo otro producto específicamente diseñado que, con el paso de los años, ha tenido un crecimiento constante: el palillo interdental envasado individualmente. Desde los modestos comienzos en 1980, la demanda de este producto ha crecido a lo largo de los años y, hoy en día, puede encontrarse en la mayoría de los aviones y restaurantes de toda Europa.

Este año, Roald Aas, un trabajador de Jordan, ganó una medalla de oro olímpica en los 1500 metros de patinaje de velocidad en Squaw Valley, EE. UU.

La principal ventaja de los cepillos de dientes fue que era uno de los pocos productos que se podía vender en casi todos los países sin cambiar el diseño. Jordan hizo su primera venta al extranjero suministrando cepillos de dientes al Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Finlandia. Un versátil portacepillos con estantes redondos y capacidad para 12 cepillos de dientes se creó y lanzó al mercado con un gran éxito en Europa occidental en los años sesenta y, posteriormente, se distribuyó por todo el mundo. Hacia el año 1964, Jordan había vendido casi 8 millones de cepillos de dientes y las ventas y las exportaciones habían crecido un 40 % respecto al año anterior. Por este motivo, se decidió lanzar Jordan como una marca internacional. En 1967, diez años después de que Jordan iniciara las exportaciones, el 35 % de la producción total se exportaba y entonces los cepillos de dientes de Jordan eran los líderes del mercado en cinco países fuera de Noruega: Suecia, Dinamarca, Finlandia, Países Bajos y Suiza.

A finales de los años cincuenta, Jordan entró en un período en el que cada vez la competencia del exterior era más férrea, por lo que intensificó sus actividades comerciales. Como resultado, se ideó una iniciativa para crear una organización de ventas sólida en Noruega. En ese momento, Jordan tenía 32 modelos de cepillos de dientes distintos. Estaban empaquetados en cajas de cartón y almacenados fuera de la vista, en cajones detrás del mostrador. Entonces se decidió concentrarse en solo uno de esos cepillos de dientes, el cual se debería comercializar y mostrar en las estanterías de las nuevas tiendas de autoservicio. Se paró la producción y la venta de los otros modelos de cepillos de dientes. Esto representó un cambio deliberado en la estrategia de marketing. Cuando Jordan empezó a exponer sus productos en una tienda, se fue dando cuenta de cómo influía la presentación en la decisión de compra de los clientes. Jordan fue una de las principales empresas de Noruega en orientar sus actividades según el mercado, siempre con gran rigor. Hasta 1957, Jordan estuvo fundamentalmente centrado en el mercado doméstico. Cuando por aquel entonces se inició el debate acerca de la creación de un mercado común europeo, que representaría más importaciones a Noruega de los productos de la competencia, se hizo necesario explorar nuevas elecciones estratégicas. Como resultado, se decidió que la empresa empezaría a exportar más sus productos. Jordan también empezó a desarrollar, fabricar y vender cepillos para aspirador y boquillas de plástico para productos hechos por el principal fabricante de aspiradores de Europa. Como el sector era muy competitivo, estaba sujeto a presiones sobre el precio cada vez mayores, de modo que resultó una prioridad intensificar más la venta de los propios productos de Jordan.

En 1954, Jordan empezó a comercializar sus cepillos de dientes en Noruega bajo el nombre de «Pronto». El año siguiente, se introdujo el eslogan familiar «Jordan sabe cómo». Este ha sido un sello distintivo de Jordan desde entonces y se introdujo en la lengua noruega como eslogan universalmente conocido.

Hacia inicios de los cincuenta, el negocio contaba con dos comerciales para todo Noruega y tenían distribuidores fijos en las principales ciudades. Fue en ese momento cuando el nailon sustituyó a las cerdas de porcino que se habían utilizado hasta entonces en los cepillos de dientes.

1940

Los años de las guerras

Justo antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Jordan expandió su producción y adquirió las primeras máquinas de moldear de Noruega. Durante la guerra, la maquinaria producía peines y, más adelante, se utilizó para fabricar mangos de plástico para los cepillos de dientes. Esto representó un gran avance de la capacidad técnica de la base de fabricación de la compañía. La guerra dejó su huella en el negocio. No había equipos de nueva producción y, como en todos lados, la fábrica tenía que hacer lo que podía con la maquinaria obsoleta. También era importante mantener la mano de obra unida, ya que la pérdida de trabajadores clave podía acarrear graves problemas, especialmente por el hecho de que Jordan era la única empresa de este tipo del país, por lo que le costaba encontrar a trabajadores con experiencia. Coincidió que el final de la guerra estaba cerca para cuando la empresa estaba agotando la materia prima y la maquinaria estaba desgastada, pero la situación no era desesperada, ya que aún contaba con su fiel personal y con los medios económicos para invertir en nuevas instalaciones y en existencias.

En 1937, Jordan celebró sus 100 años, al tiempo que se convertía en un gran negocio, y produjo 225 000 cepillos de dientes ese año. Los beneficios de 1937 fueron de 1,3 millones de coronas noruegas y la empresa contrató a 144 personas.

En una operación de gran alcance, Jordan introdujo los cepillos de dientes a su ya amplia gama de cepillos en 1927. Esta acción la llevó a cabo Hjalmar Jordan, el nieto del fundador y anterior presidente, e hizo que la empresa entrara en una dimensión completamente nueva. Todo fue resultado de sus múltiples viajes al extranjero, en los que descubrió la gran producción de cepillos de dientes y se dio cuenta del enorme potencial que representaba. A partir de aquí, Hjalmar Jordan empezó a transformar la empresa con su habitual modo resuelto y sistemático. Técnicamente, se trataba de una tarea muy complicada, y los primeros modelos se introdujeron después de una serie de pruebas a largo plazo y de resultados de estudios favorables. Cuando el producto estuvo perfeccionado, la empresa se estableció en Sinsen/Løren y construyó la primera fábrica de cepillos de dientes del país, y la producción se puso en marcha en 1933. Pronto, Jordan abasteció a más de la mitad del mercado de cepillos de dientes en Noruega. Con los equipos de producción adquiridos en el extranjero, se consideró que la calidad de los productos era casi la misma que la de la competencia extranjera.

Este fue el eslogan que Jordan presentó a inicios de los años veinte y, en ese momento, los comerciales de la empresa tuvieron un buen motivo para dicha afirmación. En aquel momento, se podía encontrar cepillos de Jordan en todo el país. Incluso en el pueblo más remoto era posible comprar escobas y cepillos de la empresa.

1916

Jordan cambió de dirección.

Las instalaciones de Skippergaten se quedaron pequeñas y se tuvieron que trasladar a Waldemar Thranesgate 75, cerca del río de la ciudad. Esto propició oportunidades para mejorar aún más la producción, así como para instalar la calefacción central. La novedad de un ascensor interno también proporcionó un nuevo medio de transporte interno eficaz.

Gracias a su previsión como importador con una dilatada experiencia, Jordan se aseguró de que los almacenes tuvieran tantas provisiones que mantuvieron la producción sin interrupción durante los años de la guerra.

Observó de cerca los avances hechos por la competencia extranjera e investigó nuevos métodos de producción mejorados. La posterior inversión en maquinaria y equipos modernos mejoró la competencia corporativa y propició un incremento del crecimiento.

Jordan, entonces y en comparación con las condiciones en otros lugares, se consideraba un trabajo. El personal estaba bien cuidado y la colaboración entre los trabajadores y los directores era excelente. Las huelgas eran poco comunes y, cuando se contrataba a un trabajador, solía quedarse allí durante muchos años. Se dio el caso de empleados que llegaron a trabajar durante 60 años de forma continuada para Jordan. Jordan, como empresa, también fue pionera en cuestiones sociales.

Jordan era reticente a invertir en los medios de producción a gran escala necesarios para competir en el sector de los peines y, en 1886, dejó de fabricarlos.